¿Que es un wallet o criptomonedero?

Un Wallet o criptomonedero no es más que una zona (digital o física) donde almacenar claves privadas. No obstante, cuando hablamos de software (ordenador, movil) lo normal es usar un cliente (un programa instalable) que hace a la vez de zona donde almacenar claves privadas y de interfaz para operar: permitiendo enviar criptomonedas, reflejar visualmente el estado de las direcciones asociadas a las claves privadas que gestiona,… Por lo general a todo ese software se le llama monedero, aunque más correctamente se le debería llamar cliente. No es de vital importancia entender esto, pero es interesante que lo sepas para cuando encuentres textos refiriéndose a la palabra “cliente”. Hay cinco formas de almacenar criptomonedas:

1. Para PC o portatil 

Con interfaz gráfica o no, son programas que se instalan en tu ordenador y permiten controlar totalmente el monedero ya que almacenan las claves privadas de manera local. Como hemos indicado anteriormente, para los monederos de tipo software existen de dos tipos: “Full Client” y “Lightweight Client”.

Recordemos que los clientes ligeros evitan que descargues la blockchain completa (más de 100GB), con lo que es descargar y usar.

Existen muchos más, pero estos son los más destacables.

También existen algunos monederos que funcionan como extensiones del navegador Firefox o Chrome, es decir, están integrados en tu navegador web. Suelen ser tan cómodos como el resto y se tratan de “Lightweight Clients”

2. Smartphone

Se tratan de programas que actuan como clientes “ligeros”, lo que les permite ocupar unos pocos megas en tus dispositivos. Algunos se pueden sincronizar con clientes web o de escritorio de tal manera que funcionan como un monedero multiplataforma que comparten un mismo fondo de criptomonedas.

Estos clientes para móviles suelen integrar un sistema de verificación de pagos simplificado (SVP) que descarga una pequeña parte de la cadena de bloques y confía en otros nodos de la red para asegurarse de la veracidad de la información.

  • Mycelium
  • Electrum
  • Breadwallet
  • Edge

3. Web

El más usado y fácil de crear pero a la vez es con el que hay que tener más cuidado. Es accesible a través del navegador y las claves están almacenadas en los servidores del proveedor. Funciona de la misma manera que los clientes típicos de correo electrónico, como Gmail o Yahoo Mail.

Estos tipos de wallets son muy sencillos y rápidos de hacer, pero por contra normalmente son los más inseguros, son en los que más necesitas delegar tu confianza: es un tercero el que guarda tus claves privadas, y este puede ser vulnerado o ser ellos mismos corruptos. No obstante, para empezar o para pequeñas cantidades, son geniales siempre y cuando sea un tercero ampliamente confiable.

4. Hardware

En esta categoría encontramos dos tipos: monederos en hardware con funcionalidades operativas y simples almacenadores seguros de claves privadas. Estos segundos, aunque pueden definirse como monederos por que guardan las claves privadas, son diferentes al los tipos de monederos mencionados anteriormente, es más, dependen de ellos para funcionar.

Los almacenadores de claves son dispositivos físicos que pueden almacenar las claves privadas y hacer operaciones de firmado usando el puerto USB del ordenador o OTG del teléfono, como por ejemplo el de Trezor. De esta forma desde tu monedero de ordenador, teléfono o web, una vez se necesite hacer un pago, se preparará la transacción que será enviada por el puerto USB/OTG al dispositivo para que la firme. Una vez firmada regresa de nuevo al software para enviarse a la red Bitcoin.

 

5. Papel

Como en el caso del software que simplemente almacena claves, técnicamente es un monedero, pero carece de conexión directa a la red Bitcoin (pues es un papel). El monedero en papel es una clave privada impresa en un papel, ya sea cifrada con otra clave o puesta directamente, pero es interesante mencionarlo.

Es una modalidad rudimentaria y poco cómodas de gestionar pero puede considerarse muy segura. Es perfecta para “Cold Wallets” (Monederos en frío de mucha seguridad). El principal beneficio de utilizar monederos de papel es que estás a salvo de fallos de hardware o ciberataques.

Video de wallet de Coinbase

“Hot Wallet” y “Cold Wallet”

Escucharás mucho estas palabras al hablar de monederos de criptomonedas. No estamos hablando de dos sub-tipos de monedero, si no de dos formas de usar los monederos.

Recuerda que en Bitcoin, y las criptomonedas en general, tu eres tu propio banco. Y por consiguiente has de tener una atención extra en como gestionas este dinero.

De la misma forma que no llevas 10 000 euros en la cartera del día a día, lo mismo se hace con Bitcoin. Para ello se usa una determinada práctica: lo que se conoce como monederos calientes y monederos fríos.

Un monedero caliente (“hot wallet”) es aquel que usas a menudo, el que por ejemplo llevas en el teléfono móvil / ordenador o aquel donde un desafortunado accidente o robo no te suponga algo más que un desagradable recuerdo.

Ejemplo: Imagina llevar en el monedero Bitcoin de tu smartphone unos 200€ en bitcoins y posteriormente descargar una APP malintencionada la cual copie de la memoria de tu teléfono las claves privadas Bitcoin haciendo que tus bitcoins sean robados por un delincuente en cuestión de segundos y sin darte cuenta. Si esto ocurre tendrás un mal día, pero no acabarás en la ruina ya que 200€ no es una cantidad excesivamente elevada (al menos en España).

Por otro lado tenemos el monedero frío (“cold wallet”). Este se utiliza para lo contrario que usas el monedero caliente, es decir el que usas muy poco: grandes cantidades, ahorros,… La creación de estos monederos es algo más compleja, pues dependen de ser generados bajo una seguridad absoluta para evitar que el entorno usado pueda estar comprometido y por ello se generan con software / hardware sin posibilidad de virus y sin conexión a Internet.

Monederos HD

No se tratan de monederos de alta definición (High Definition) ni mucho menos, viene de “hierarchical deterministic”. Es un fallo común de muchos principiantes usar un monedero con una dirección “simple” (que no viene generada bajo una estructura HD), y pensar que haciendo una única copia de seguridad de la clave privada al principio podrán recuperar sus bitcoins en el futuro. NO. Por que estos monederos crean direcciones al vuelo de retorno. Con lo que casi a cada transacción deberían hacer un backup, algo tedioso.

Un monedero que no es HD, por cada dirección nueva que crea genera una clave privada, como hemos dicho anteriormente, la contraseña que le permite administrar esa dirección Bitcoin. Y debemos entender que, debido al funcionamiento interno de Bitcoin, casi cada transacción necesita añadir una dirección extra propia a la hora de enviar un pago, conocida como dirección de retorno. Normalmente, aunque depende de cómo haya sido programado el monedero Bitcoin que uses, estas direcciones son direcciones nuevas (con una nueva clave privada). Exacto, esas nuevas claves no están en el backup inicial que se hizo. Es decir, que si mandas 300 euros en un monedero que tienes 500 euros, y tu monedero mánda los 200 restante a una dirección nueva de la que no tienes copia de seguridad, estás comprando papeletas para un susto. Es ahí donde deberías hacer una nueva copia de seguridad.

En cambio, y gracias a las matemáticas, existen los monederos HD. Simplificando: Un wallet HD parte de una “semilla” (un numero variable de caracteres). Con esa semilla, y a modo gráfico para que puedas verlo mentalmente, se genera “un árbol” donde cada “rama” posee una clave privada y de ella se saca una clave pública y una dirección Bitcoin. Con la misma semilla se puede generar el mismo árbol siempre. Es decir, si guardas tu semilla siempre podrás acceder a todas las ramas (todas las claves privadas), y con ello, los fondos que hay en las direcciones, sin hacer ningún backup extra en el futuro, solo el inicial.

¿Qué significa monedero SPV?

Simplified Payment Verification. Estos monederos son un paso intermedio entre el monedero completo y el ligero para aprovechar ventajas de ambos mundos: Ocupan poco pero verifican criptográficamente los datos recibidos para evitar mostrar al usuario información falsa debido a un posible ataque al servidor que envia la información.

Descargan una copia completa de las cabeceras de todos los bloques disponibles en la cadena de bloques.

Mediante esta implementación podemos determinar si una transacción pertenece a un bloque de la cadena sin la necesidad de descargar la ‘blockchain’ de Bitcoin completa.Es decir, el monedero tiene lo justo que le permite validar las transacciones sin depender de un tercero de confianza (en el caso de los monederos ligeros sería el servidor que proporciona la información y que podría corromperse).

¿Cómo se realiza la validación?

Encontramos tres elementos importantes a lo largo de todo el proceso:

  1. Cada transacción tiene un hash.
  2. Cada bloque tiene un hash.
  3. El hash de una transacción y el de un bloque pueden relacionarse mediante una prueba del Merkle tree. (modelo matemático dónde el bloque es la cúspide y la transacción se colocaría en una estructura similar a un árbol).

Con la prueba del Merkle tree obtenemos una lista de todos los hashes entre el bloque y la transacción. Lo más importante de esta verificación es que tan sólo necesitamos una pequeña parte del bloque para probar que la transacción en concreto está en él. Por lo tanto y antes de confiar en una transacción, las SPV wallets siempre verifican:

  • Prueba del Merkle tree  para comprobar la existencia de una transacción en un bloque.
  • El propio bloque para validar que se encuentra en la cadena principal.

Una vez ambas respondan satisfactoriamente, estamos hablando de una transacción correcta y será añadida en nuestro monedero en forma de ingreso o gasto.

¿Son los monederos seguros?

Algunos más que otros, pero esencialmente depende de cómo los utilices. Las claves privadas son la única manera de acceder a los bitcoins que tienen asociadas. Si pierdes las claves privadas o se corrompen, pierdes tus bitcoins, así que la forma de mantener tus bitcoins a buen recaudo es impedir por todos los medios que alguien pueda acceder a estas claves y evitar perderlas.

Evita usar monederos Bitcoin desconocidos y, en el caso del software, mejor si son Open Source con el código público.

Por regla general, un monedero en papel que ha sido generado sin conexión a Internet y su clave ha sido almacenada en un papel impreso y almacenada a buen recaudo, suele ser una de las formas más seguras de almacenar los bitcoins. Ahora bien, es mucho más lento que hacerse un monedero online por ejemplo. Cada uno debe decidir que usar en función de lo que necesite.

Call Now Button