¿Qué es Minería de Criptomonedas?

La minería consiste en validar y registrar las transacciones en la cadena de bloques o Blockchain.

Para producir las criptomonedas, los mineros utilizan un sistema de minería que se basa en un algoritmo sofisticado, el cual tiene como finalidad liberar bloques de monedas, que posteriormente serán libres de entrar en circulación.

Los mineros deben usar sus potentes equipos informáticos para competir entre ellos y encontrar la solución de complejos problemas matemáticos antes que el resto. Como recompensa, recibirán una cantidad concreta de la criptomoneda que estén minando.

Cada criptomoneda es diferente, por lo tanto cada una de ellas utiliza un algoritmo diferente. Al ir extrayendo cada vez más monedas de una única criptomoneda, será más difícil liberar nuevos bloques así como obtener nuevas criptomonedas. Es importante mencionar que los algoritmos fueron diseñados intencionalmente de esta manera, para poder garantizar que las criptomonedas no puedan ser extraídas en su totalidad de manera inmediata.

Este trabajo es de tipo computacional -informático- y llevarlo a cabo les cuesta poder de procesamiento, que se puede traducir en tiempo, electricidad y hardware.

La extracción de las criptomonedas es limitada y una vez que se hayan extraído el total de ellas, simplemente no habrán más. Como por ejemplo con Bitcoin, solo se podrán extraer un total de 21 millones de unidades. Una vez que se hayan extraído todas, serán las únicas monedas en circulación por lo que no se podrán agregar más Bitcoins al sistema. Sin embargo esta regla no solo se aplica para Bitcoins sino a cualquier criptomoneda que exista en el mercado.

  1. Reciben las solicitudes de transacción
  2. Verifican que éstas se pueden llevar a cabo
  3. Almacenan las transacciones válidas en un bloque
  4. Compiten realizando cálculos para encontrar el valor Nonce
  5. El que lo consigue, propaga su bloque al resto de los mineros
  6. Si la mayoría lo da por válido, éste se añade a la cadena de bloques
  7. El minero ganador recibe la recompensa del bloque

El objetivo principal de la minería es mantener la red estable mediante el consenso general de la red.

Hash rate o Tasa de Hash

Este dato se refiere a la cantidad de cálculos por segundo (hashes) que la máquina puede llegar a procesar.

La tasa de hash más común para la minería de Bitcoin será de varios TeraHashes por segundo (TH/s), y para la minería de Ethereum será de varios GigaHashes por segundo (GH/s).

Cuanto más alto sea este dato, más potencia minera obtendremos y más fácil será recibir mayores recompensas.

No todas las máquinas sirven para minar todas las monedas. De hecho el hardware minero no mina monedas, sino algoritmos.

Todas las criptomonedas están basadas en algoritmos de seguridad, también llamados algoritmos criptográficos, que se ocupan de asegurar la red y hacerla más robusta.

  • SHA256 para minar Bitcoin, Bitshares, EmerCoin, Digibyte, etc.
  • Scrypt para minar Litecoin, DogeCoin, FedoraCoin, etc.
  • Ethash para minar Ethereum, Ethereum Classic, etc.
  • X11 para minar Dash, FuelCoin, StartCoin, VCash, etc.
  • Equihash para minar Zcash, BitcoinGold, Zencash, etc.
  • Cryptonight para minar Monero, Aeon, Electroneum, etc.

Dependiendo del tipo de máquina que escojamos, podremos minar uno o varios algoritmos (y por tanto varias monedas) pero no funcionará para minar otras muchas.

Por ello resulta importante informarnos del tipo de hardware que queremos en base a las criptomonedas que queremos obtener.

¿Es rentable minar?

Hay que tener en cuenta varios factores.

El precio del hardware, el consumo, la eficiencia o la tasa de hash.

Pero existen otros que determinarán y mucho el que la minería sea rentable o no:

  • Precio de la electricidad: Es importante saber el coste de la electricidad en el país que queramos minar, el cual determinará cuales serán nuestros costes variables de la minería.
  • Valor de la criptomoneda: Como sabemos, el mercado ‘cripto’ es muy volátil. El hecho de que una moneda que queramos minar pueda aumentar o disminuir su valor en un alto porcentaje puede salir muy bien, pero también podría mandar al traste todas nuestras expectativas sobre las recompensas obtenidas.
  • Aumento de la dificultad de minado: Es un factor que hace que, con la misma maquinaria que teníamos antes, sea más difícil encontrar las soluciones a los problemas matemáticos derivados de la minería y, por tanto, recibir las recompensas se complica de forma periódica.
  • ‘Halving’ (reducción a la mitad): Este es un hecho que no pasa en todas las criptomonedas, pero en algunas como el Bitcoin, cada cierto tiempo sucede que las recompensas se reducen a la mitad. Por ejemplo, donde antes por minar un bloque podíamos obtener 25 bitcoins, ahora son 12,5, y el siguiente ‘halving’ hará que la recompensa pase a ser 6,25 bitcoins.

En resumen, la minería con el paso del tiempo hace que, con la misma maquinaria que teníamos antes, obtengamos la mitad de recompensas, que recibir estas sea cada vez más difícil, y todo ello dependiendo del coste eléctrico de nuestro país y del precio de la criptomoneda en sí, basándonos en unas expectativas por lo general optimistas que no sabemos si se cumplirán.

Call Now Button